¿Cuánto sabemos de nuestro cuerpo?

Publicado el

Muchos de ustedes se estarán asombrando en este momento de cuan sorprendente es su cuerpo. ¡Tiene usted mucha razón para asombrarse!

Según el Profesor Leandre Poisson, quién fue director de  la Academia Francesa de Ciencia, los científicos conocen aproximadamente una milésima del  1 % del cuerpo humano. Por lo tanto, es mucho lo involucrado y aun así, nosotros somos seres humanos, nos la arreglamos bastante  bien para vivir. Es gracias a la inteligencia innata que hay en cada uno de nosotros que podemos ir por la vida con relativa facilidad.

Cuando usted viene a la consulta para un examen de columna, está ayudándole a su cuerpo a comunicarse consigo mismo de una manera ordenada. Los ajustes corrigen las interferencias a su sistema nervioso que están localizadas dentro de su columna vertebral. Los impulsos químico-eléctricos viajan por su columna y a través de los nervios para activar su cuerpo íntegramente. Cuando estos impulsos están libres de interferencias, la capacidad de su cuerpo para funcionar apropiadamente se incrementa enormemente, lo cual le permite a usted disfrutar de bienestar en todos aspectos.

Anteriormente hemos  estado tratando el tema del Sistema Inmunológico del cuerpo. ¡Qué organización tan admirable es la del Sistema inmunológico!

Los macrófagos por ejemplo, usan algunas de las enzimas que producen para acortar su camino a través de la espesa maraña de fibras, proteínas escombros provenientes del lugar de la infección mientras se movilizan hacia los microbios.  A diferencia de los neutrófilos, que pueden consumir solo un alimento en gran cantidad, los macrófagos en actividad engullen numerosos intrusos, los digieren y se mueven con implacable energía para perseguir más presas, algunas veces destruyen hasta cien bacterias antes de expirar. En tanto la lucha continúa, los tejidos muertos, los microorganismos digeridos, los fagocitos gastados y los restos pueden rezumar de las heridas en forma de pus.

¿NO ES ASOMBROSO?

Fuente: «Quiropraxia. ¿No es asombrosa? Claude Lessard